HARINAS EN COSMÉTICA NATURAL

harinas en cosmética natural

 

HARINAS EN COSMÉTICA NATURAL: TIPOS Y SUS FUNCIONES

 

Limpian, exfolian, suavizan, calman

Las harinas, junto con las arcillas, pueden sorprenderte si decides incorporarlas a tu rutina de cuidado de la piel. Desde una mascarilla, hasta convertirse en la base del ritual de limpieza diaria. Las harinas de avena, almendra, arroz, maíz, las féculas como el arrurruz, son las más usadas en cosmética natural.

 

ALMENDRAS, molidas finamente, conseguimos una harina. Forma parte de los tratamientos ayurvédicos  (la ayurveda, es la medicina tradicional de la India).

 

Es una harina muy nutritiva y antioxidante; gracias a los ácidos grasos y la vitamina E que contienen las almendras. Limpiadora y exfoliante suave, activa la microcirculación sanguínea gracias a su contenido en fitoesteroles.

 

AVENA, esta harina es una maravilla. Para pieles sensibles, con erupciones o irritadas. La avena es conocida por sus efectos calmantes de la irritación y el picor

 

Hidratante, gracias a sus carbohidratos, emoliente y nutritiva, debido a los lípidos o grasas que contiene, filmógena, capaz de formar un manto en la piel que la protege de la deshidratación.

 

Además, sus sales minerales y oligoelementos (ciertos minerales normalmente presentes en nuestro organismo) contribuyen al buen funcionamiento de las células.

 

ARROZ, muy utilizado en cosmética en países orientales, el almidón de arroz o harina de arroz, tiene propiedades suavizantes, calmantes, absorbentes, desodorizantes.

 

ARRURRUZ, es una fécula que se obtiene del rizoma de una planta, parecido a una zanahoria blanca, originaria del Amazonas. Muy nutritiva y suavizante de la piel.

 

MAÍZ, el almidón de maíz es un gran sustituto del talco, la harina de maíz más fina, se puede utilizar en mascarillas y algo menos fina, la que conocemos como polenta, luego de rebajar un poco el tamaño de su grano, ( moliéndola en un mortero o con un robot de cocina) se puede incorporar a un preparado como exfoliante corporal.

 

A continuación unos ejemplos de cómo podemos incorporar las harinas  al cuidado de la piel.

 

MASCARILLA EXFOLIANTE DE HARINA DE ARROZ 
 (PIEL MIXTA)     
1 cucharadita de harina de arroz                 

 

12 cucharadita de miel                                 

 

1 cucharadita de aceite de coco

 

Infusión de romero con unas gotitas de limón.

 

Mezclar todo y agregar la infusión de a cucharaditas hasta formar una crema, aplicar con un suave masaje, dejar actuar 20 minutos y retirar con agua tibia. 

 

PIEL SECA, la misma receta pero usaremos harina de almendras, infusión de manzanilla y aceite de oliva.
PIEL SENSIBLE,  usaremos harina de avena bien fina, agua mineral y aceite de jojoba o macadamia.

 

Las combinaciones son muchas…

 

Un abrazo!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *