Jabones originarios (parte 2)

Jabones originarios (parte 2)

Jabones artesanos.

Las pastillas de “jabones” comerciales, en primer lugar, no suelen tener “jabón”.Con un poco de suerte encontraremos alguna que contenga una pizca del el. Pero entonces que son?. Son pastillas hechas principalmente con un químico, conocido como  Lauryl sulfato de sodio. Este producto es un limpiador y espumante muy eficaz. Suele utilizarse en cosmética y en limpieza  industrial y puedes encontrarlo descrito en las etiquetas con otros nombres similares, sin embargo todos parecidos entre si.
Numerosos estudios concluyen que el LSS es capaz de producir compuestos tóxicos al combinarse con otras sustancias químicas que normalmente están también presentes en los jabones industriales. Y ni hablar de las fragancias, aromas, conservantes, colorantes, antimicrobianos y demás sustancias, casi todas artificiales, y que juntas, forman un cóctel jabonoso, digamos, algo más que sospechoso.

 

Jabón de glicerina.

La glicerina vegetal, es un líquido viscoso que se obtiene como resultado de la fabricación del jabón.

Sin embargo, lo que sucede con los jabones de glicerina comerciales es que contienen muchos otros productos químicos que no son glicerina y algo de esta última. No nos engañemos, con su aspecto transparente y puro que en contraste a lo que pensaríamos, cuanto más translúcido es un jabón de glicerina más químicos contiene ( alcoholes, perfumes) y menos glicerina. Basta con leer la etiqueta para empezar a sospecharlo.

 

Entonces, que es realmente un jabón ?

No se puede llamar jabón a un producto que no se obtenga de la reacción química llamada “saponificación”

Como dijimos en la parte I de este post , el jabón es el resultado de una reacción química entre dos sustancias: una grasa o aceite (la parte ácida) y una base o álcalis( la parte alcalina) disuelta en agua. Esta reacción química da como resultado jabón y glicerina.

Los jabones artesanales son jabones hechos con aceites, mantecas y/o grasas de distinto tipo, y  un álcali (sosa o potasa) con agua. A partir de esta reacción, que genera mucho calor,  vamos a obtener un jabón de excelente calidad, gracias a las grasas o aceites que hayamos utilizado y  gracias también a que  toda la glicerina obtenida como resultado de la reacción, se quedará en nuestro jabón.

La glicerina hace más de 100 años comenzó extraerse de las fábricas de jabón y utilizarse para otros menesteres (nitroglicerina uno de ellos). Es por ello que los jabones tan perfumados y blancos que encontramos en el super prácticamente no llevan glicerina.

 

Al preparar nuestra fórmula de jabón tenemos en cuenta que cada parte de aceite o grasa reaccionará con una parte de sosa o álcali y al final del proceso, si hemos calculado muy bien las cantidades de uno y otro ya no habrá ni aceite ni sosa, pues todo se habrá transformado en algo nuevo:  jabón y glicerina.

Para fabricar nuestro jabón artesanal, además de tomar las precauciones necesarias para no quemarnos y para no aspirar los vapores resultantes de poner la sosa en agua ( muy importante realizar el proceso al aire libre o en un lugar muy bien ventilado, usar guantes mascarillas y gafas protectoras),habrá que calcular muy bien los ingredientes.

Cada gramo aceite según sus características requiere de X gramos de álcali  (sosa o potasa ) para poder convertirse en jabón :

 1 GRAMO DE GRASAS O ACEITES  

HIDRÓXIDO DE SODIO SOSA (gramos)

 

 

 

HIDRÓXIDO DE POTASIO (POTASA) (gramos)

 

 

ACEITE DE OLIVA 0.136 0.190
ACEITE DE GIRASOL 0.137 0.192
ACEITE DE AGUACATE 0.133 0.187
ACEITE DE ALMENDRAS DULCES 0.138 0.192
MANTECA DE CACAO 0.137 0.193

 

Aquí dejo algunos ejemplos de la tabla. Conociendo el índice de saponificación de cada aceite o grasa, sabremos cuanto álcali deberemos usar por cada gramos de aceite.

El cálculo de las cantidades en la fabricación de un jabón artesano natural es algo más complejo. Aquí nos falta saber en cuanta agua es conveniente diluir el álcali, saber si vamos a agregar ingredientes activos naturales, tinturas de plantas, plantas molidas, aceites esenciales, arcillas, harinas, especias, etc. . Además existe un factor llamado sobre engrasado y que es muy importante. El sobre engrasado es básicamente usar “algo más de aceite” ( suele ser entre el 5 y el 10% más de aceite del requerido para la fórmula), y así asegurarnos de que toda la sosa va a desaparecer como tal, por lo que el jabón llevará incorporada una parte de aceite extra que quedará sin reaccionar, lo que conseguiremos es  obtener un jabón con un extra de nutrición.

Para todo ello existe una herramienta fantástica que es una calculadora de saponifcación. La gente de Mendrulandia, el paraíso de los jaboneros que hacemos jabones originarios artesanos, se lo ha currado para nosotros https://calc.mendrulandia.es/

 

El jabón una vez hecho, ha de ser volcado en un molde adecuado, abrigado y luego de 24 horas aproximadamente, cortado para darle su formal final. ( siempre con guantes, sigue habiendo mucha sosa libre aún) Luego se almacena en un sitio ventilado por lo menos durante 4 semanas, que es el tiempo que demora la sosa en desaparecer como tal.

Si utilizamos buenos aceites y el jabón reposa durante más tiempo, pasa lo mismo que con el buen vino, el tiempo lo mejorará.

Hay jabones que reposan 9 meses, los mejores jabones artesanales del mundo, hechos de aceite de oliva y aceite de semillas de laurel, jabones que deseo que podamos seguir usando,  porque se fabrican en Alepo, Siria, la ciudad arrasada por la guerra.

De la correcta formulación, de la calidad de los ingredientes, y  del reposo del jabón, dependerá principalmente el PH resultante. Es decir lo ácido o alcalino que nos quede el jabón. A partir de las 4 semanas podemos empezar a medir el PH de nuestro jabón. Normalmente un PH 7  u 8 para un jabón artesano es correcto. Pero este es un tema aparte.

Como habrán observado, el jabón artesano merece un capítulo entero, o dos, si os interesa puedo armar un vídeo con el paso a paso de la fabricación de jabones artesanales.

 

Os dejo un abrazo y espero que os haya interesado la información y os advierto que si entran en el mundo del jaboneo, corren el riesgo de volverse jabón adictos. Una vez que se prueba hacer jabón, normalmente uno no puede parar y acaba convirtiéndose en el proveedor familiar de jabones ?. Además es una actividad sostenible, podemos hacer jabón para limpiar la ropa y el hogar reciclando aceite usado.

Espero vuestros comentarios.

Muchos besos!

 

Bibliografía:

“The dirt on clean” Katerine Ashenburg

Proceso Leblanc Wikipedia

www.tahui.com

www.gdn.uman.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *